El consumo sirve para pensar

  Una zona propicia para comprobar que el sentido común no coincide con el «buen sentido» es el consumo. En el lenguaje ordinario, consumir suele asociarse a gastos inútiles y compulsiones irracionales. Esta descalificación moral e intelectual se apoya en otros lugares comunes acerca de la omnipotencia de los medios masivos, que incitarían a las…