Entes sensibles

Los entes físicos son espaciales, es decir, están en el espacio, ocupan un lugar; como la mesa, la silla o nuestro cuerpo. Los entes psíquicos, en cambio, son inespaciales; no tiene sentido, en efecto, hablar del espacio que ocupa un acto de voluntad o un sentimiento de avaricia. Es cierto que, hasta donde nuestra experiencia llega, van siempre ligados a un cuerpo orgánico, pero que vayan ligados a él no quiere decir que sean lo mismo ni que tengan sus mismas características, en este caso la espacialidad. Los entes sensibles, sean físicos o psíquicos, son todos ellos temporales, esto es, están en el tiempo, tienen cierta duración, un origen y un fin. Ello les ocurre tanto a las sillas y a las montañas cuanto a cualquier estado psíquico; aun la pasión más perdurable, llega un momento en que fatalmente cesa y desaparece, ya sea por la muerte o por el motivo, quizás menos consolador, de que todas las cosas humanas tienen su momento de decadencia desaparición.-Además, los entes sensibles están ligados entre sí por un especial tipo de relación que se llama relación de causalidad: todo ente físico es causa de otro posterior, y a su vez es efecto de otro anterior; y lo mismo ocurre en el dominio de la actividad psíquica. La relación de causalidad está ligada al tiempo, es un tipo de relación temporal, porque la causa es siempre anterior al efecto y el efecto es posterior a la causa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s